jueves, 13 de agosto de 2015

Distinguir entre dolores articulares y dolores musculares

Los dolores articulares y musculares pueden ser causados por muchos tipos de lesiones o afecciones. Pueden estar relacionados con artritis, bursitis y dolor muscular. Sin importar la causa, puede ser muy molesto. Estos dolores musculares y articulares en todo el cuerpo, son uno de los síntomas que experimentan las personas afectadas con varias condiciones de salud.

El dolor en los músculos ocurre cuando el cuerpo no funciona correctamente, debido a que los músculos no responden bien y el resultado es el dolor muscular.

El dolor muscular ocasional y dolor en las articulaciones no debe interpretarse como una condición crónica. Por ejemplo, una persona que trabaja de forma regular y practica deportes puede sufrir esos dolores de vez en cuando.

Sin embargo, es probable que dure sólo un día o dos y el dolor es de duración tan pequeña que no es una causa de preocupación. Del mismo modo, las mujeres pueden experimentar dolor muscular y articular durante sus ciclos menstruales.

Esta condición puede durar durante más tiempo acompañado de entumecimiento, hinchazón excesiva y otras sensaciones anormales y requiere atención inmediata, ya que podría ser un indicador de un problema subyacente, como desgarro muscular o daño de ligamento y si no es atendido y tratado inmediatamente, podría empeorar la condición.

A continuación detallo tres patologías muy frecuentes en la consulta diaria:


Artralgia

La artralgia es un dolor en una o más articulaciones. Las causas pueden ser diversas, distintos tipos de lesiones o afecciones.

Entre las causas más frecuentes pueden estar:
  • Bursitis
  • Gota: Cristales en la articulación o Artritis: Depósitos de cristales de dihidrato de pirofosfato de calcio
  • Lesión como por ejemplo una fractura
  • Osteomielitis (infección del hueso)
  • Tendinitis
  • Enfermedades autoinmunitarias como el lupus o artritis reumatoidea
  • Condromalacia rotuliana
  • Infecciones causadas por virus
  • Osteoartritis
  • Artritis séptica
  • Esfuerzo o sobrecarga fuera de lo común, incluyendo esguinces o distensión

Mialgia

Son dolores musculares que pueden variar de leves a muy intensos y que pueden prologarse durante meses. Pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, incluyendo piernas, cuello, espalda y hasta en las manos. Indican una lesión muscular o enfermedad subyacente.

El síntoma de mialgia más común es el dolor en el músculo afectado, pero los síntomas de mialgia cervical, por ejemplo, puede incluir pesadez en la cabeza con migrañas intermitentes.

Cuando los afectados son los músculos respiratorios, la persona puede presentar dificultades respiratorias.

Las causas de dolores musculares pueden incluir:
  • Lesión o trauma como por ejemplo hematomas, esguinces o trauma
  • Tensión crónica
  • Sobrecarga: Uso excesivo del músculo
  • Fibromialgia
  • Rabdomiólisis: Afección potencialmente mortal que se caracteriza por la ruptura de las fibras musculares y la entrada de las mismas al torrente sanguíneo
  • Infecciones como enfermedad de Lyme, influenza, absceso en el músculo, malaria, dengue, toxoplasmosis, poliomielitis, fiebre hemorrágica, triquinosis
  • Esclerosis múltiple
  • Lupus eritematoso sistémico
  • Dermatomiositis
  • Polimialgia reumática

Tratamiento de las mialgias
  • Reposo: El descanso y reposo de los músculos es muy efectivo para calmar el dolor muscular
  • Aplicar frío o calor: Aplicar compresas frías o calientes un par de veces al día
  • Masajes calientes: Los masajes con calor pueden ayudar a aflojar y mejorar el dolor
  • Fisioterapia: Los ejercicios de fisioterapia favorecen la rápida recuperación
  • Acupuntura: Es muy efectiva en el alivio de los dolores musculares

Prevención de las mialgias
  • Para prevenir los dolores musculares es aconsejable realizar calentamiento antes de realizar ejercicio físico y estiramiento después
  • Beber abundante agua antes, durante y después de la actividad física
  • Si se está en una misma posición durante mucho tiempo por motivos laborales, por ejemplo, realizar estiramientos cada 30 minutos


Condromalacia rotuliana

La condromalacia rotuliana, es el dolor en la parte frontal y central de la rodilla, que puede ser provocado por varios problemas como:
  • Tendinitis rotuliana
  • Tendinitis del cuádriceps: Dolor y sensibilidad en el lugar donde el tendón del cuádriceps se fija a la rótula
  • Síndrome de compresión lateral: Desplazamiento de la rótula hacia la parte externa de la rodilla
  • Desplazamiento incorrecto de la rótula

Causas

La rótula reposa sobre la parte delantera de la articulación de la rodilla. Cuando se dobla o estira la rodilla, la parte de debajo de la rótula se desliza sobe los husos que constituyen la rodilla.

Los tendones ayudan a fijar la rótula a los músculos y huesos que circundan la rodilla. EL dolor articular en la rodilla comienza cuando la rótula no se desplaza correctamente y roza contra la parte de abajo del fémur. Las causas de ello pueden ser:
  • Alineamiento deficiente de la articulación femororrotuliana (la rótula tiene una posición anormal)
  • Tensión extra sobre la rótula (por ejemplo exceso de actividad física como correr, esquiar, saltar, practicar fútbol, etc.
  • Rigidez o debilidad de los músculos en la parte delantera y trasera del muslo
  • Pie plano
  • El dolor anterior de rodilla es más común en:
  • Personas que tienen sobrepeso
  • Corredores, ciclistas, esquiadores, jugadores de fútbol, personas que hacen deporte regularmente
  • Personas que han tenido una dislocación, lesión en la rótula o una fractura
  • Adolescentes y adultos jóvenes sanos (con mayor frecuencia niñas)
  • Otras posibles causas de dolor anterior en la rodilla abarcan:
  • Atrapamiento sinovial o síndrome del pliegue sinovial (pinzamiento del revestimiento interno de la rodilla durante el movimiento)
  • Artritis

Síntomas
  • Dolor sordo detrás de la rótula
  • Dolor sordo detrás de la rótula
  • Dolor sordo a los lados de la rótula
  • Un síntoma frecuente es una sensación de rozamiento al flexionar la rodilla. Los síntomas pueden ser más evidentes:
  • Al bajar escaleras
  • Al pararse después de estar mucho tiempo sentado
  • Al correr cuesta abajo
  • Con flexiones de rodilla profundos

Tratamiento

El reposo a la rodilla por un breve tiempo y el consumo de antiinflamatorios no esteroides puede servir para el alivio del dolor. Igualmente hay productos homeopáticos y extractos vegetales que reducen el dolor y desinflaman el área afectada sin generar efectos secundarios como algunos medicamentos de síntesis química.

Otras cosas que pueden hacerse para el alivio del dolor son:
  • Realizar ejercicios de fortalecimiento como de estiramiento de cuádriceps y músculos de la corva
  • Realizar ejercicios para fortalecer los músculos centrales
  • Perder peso en caso de exceso
  • Usar una cinta para realinear la rótula
  • Cambiar la forma de realizar ejercicio
  • Uso de plantillas especiales y dispositivos ortopédicos en caso de pie plano
  • Uso de calzado deportivo adecuado
  • En casos poco frecuentes puede ser necesaria una intervención quirúrgica para el dolor detrás de la rótula.

Pronóstico

El dolor anterior de rodilla con frecuencia mejora con terapia de ejercicios, un cambio en la actividad y uso de antiinflamatorios no esteroides (AINEs), además personalmente he tenido resultados muy satisfactorios de reducción o eliminación del dolor con la Terapia Neural y Homotoxicología.


Dicto Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atiendo consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizo tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Laserterapia, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Si vives en Tunja, Bogotá o Tenjo (Colombia) pide YA un turno a los celulares: 3153232822 / 3003121747 o envía un correo a: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN; compártela con tus amistades y familiares.