martes, 29 de marzo de 2016

Por qué NO ES BUENO cortarse las cutículas

Una uña sin cutícula puede lucir muy bien, pero es el receptáculo perfecto para las bacterias que pueden provocarte infecciones tan fuertes que solo podrás sacar con la ayuda de un especialista y antibióticos. A raíz de colaborar con un curso de estética, en mi clase salió varias veces el debate de sí es o no bueno retirarse y cortarse las cutículas. Para quien no sepa lo que es la cutícula, la imagen que dejo más abajo es muy ilustrativa.

Seguro los asiduos y asiduas al manicurista están familiarizados con la pregunta ¿le cortamos las cutículas?, y probablemente en más de una ocasión por “estética” hemos respondidos que sí, o lo que es peor, nos las han cortado sin preguntar; pero como vuelven a crecer no reparamos mucho en ellas y le restamos importancia.

Estoy totalmente en contra de cortar las cutículas. Lo primero que deben saber es que las cutículas recubren la uña para protegerla. Cortar las cutículas puede acarrear ciertos problemas como infecciones o que aparezcan los molestos (y feos) padrastros. No digamos si lo hacen en un centro de manicura en el que seguro que se cuida la higiene al máximo. En muchos lugares utilizan productos para ablandarlas y cortarlas más fácilmente, pero a veces se les puede ir la mano y llegar a hacerlas sangrar.


Además he visto que cuanto más se corta la cutícula más rápido y grande crece mientras que si la empujamos hacia atrás va remitiendo. Una uña sin cutícula puede lucir muy bien, pero es el receptáculo perfecto para las bacterias que pueden provocarte infecciones tan fuertes que solo podrás sacar con la ayuda de un especialista y antibióticos.

Las uñas están formadas por capas de proteínas fósforo, calcio, hierro y de células muertas. Todas estas láminas callosas se unen mediante la sustancia conocida como queratina. 

Las uñas contienes entre un 7 y un 12 por ciento de agua, y un 0,15 por ciento de lípidos. El crecimiento de la uña depende del proceso de queratinización, que tiene lugar en lo más profundo, en el pliegue de la uña, crece a razón de unos 3 milímetros al mes.

Lo que normalmente se entiende por "uña" es en realidad sólo una parte de ella, la lámina formada por células muertas. La media luna, esa sección perlada con forma de cuarto creciente es la única porción visible de la matriz que es la parte viva y el puente de unión con la lámina. La matriz es la base de la uña, la parte viva escondida bajo la piel. Ahí es donde se determina su calidad y su salud y donde se forman las nuevas células que empujan a las viejas hacia delante. La cutícula que rodea a la uña produce constantemente nuevas células, desechando las muertas que aparecen resecas y  que pueden deformar y acortar a la uña.


¿Qué es la cutícula?

Concretamente, ¿qué son las cutículas? Muchas personas saben que están alrededor de las uñas pero es un poco más. Para empezar, es piel, la que protege la parte del contorno de la uña pegada al dedo. Su extremo adquiere el típico color blanquecino porque crea células muertas. Esa es la piel, la cutícula, la que retiran cuando hacen la manicura.

La cutícula es un protector natural que mantiene el agua, humedad y los organismos dañinos fuera de la uña, por lo tanto cortarla podría provocar decoloración, deformaciones o rugosidades en las uñas. Esta capa externa de las uñas compuesta por quitina y demás sustancias, es acelular y tiene una función protectora e impermeable. Se podría decir que es el protector natural de las uñas. Básicamente la función de las cutículas en las uñas es la de proteger del agua, de la humedad o demás organismos externos como las bacterias.


Por qué no cortar las cutículas

Como expliqué anteriormente, las cutículas cumplen la función de proteger las uñas y la piel, es por ello que no debemos cortarlas. Te enumero algunos “por qué” de no cortar las cutículas.
  1. Porque exponemos a las uñas a la aparición de bacterias e infecciones.
  2. Porque su ausencia hace que entre agua a las uñas y facilita a la proliferación de hongos.
  3. Porque podemos producir decoloración a las uñas.
  4. Porque podemos producir hinchazón y coloración roja en la zona.
  5. Porque puede dañar la piel debajo de las uñas.
  6. Porque los productos para quitar cutículas dañan la barrera protectora y los materiales alcalinos que contienen destruyen la queratina, lo que hace más lenta su regeneración.


¿Pero como lucir unas manos y uñas aseadas sin correr riesgos de infecciones?

Muy simple, en vez de cortar la cutícula, empújala hacia atrás después de la ducha. El agua caliente suaviza la cutícula facilitando puedas empujarla.

Utiliza hidratante de cutícula y crema para manos para mantenerlas hidratadas y evitar la aparición de los molestos “padrastros”.

Y no olvides tomar agua; mantener una buena hidratación permite un piel sana y por lo tanto unas uñas sanas.
Dictamos Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) celulares: (345) 154249785 - (345) 154084655 Fijo: (345) 4215373
En Bogotá o Tunja (Colombia) enviar SMS a los celulares: 3003121747 - 3153232822
Viber: +543454249785
Skype: german.lancheros32
Nuestro correo: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.