lunes, 25 de abril de 2016

Eliminar callos y durezas en los pies

Los pies son nuestro apoyo en el día a día, sin embargo, pocas veces le prestamos la suficiente atención, no sólo no nos preocupamos por su aspecto, sino que muchas veces elegimos un calzado más por su apariencia que por la comodidad provocando que nuestros pies se vean sometidos a mucha  presión y molestias.

Causas de los callos

Las callosidades en los pies son a menudo el resultado del empleo de zapatos inadecuados para nuestros pies. Cuando nuestra piel se fricciona constantemente contra un área del zapato el resultado es que la piel en dicha área sufre un engrosamiento.

Los callos y durezas en los pies no sólo le dan un aspecto descuidado a nuestros pies, también causan molestias provocando dificultad al vestir ciertos tipos de calzado.

Evita las callosidades

El tratamiento de los callos puede demorar más que su prevención, por ello es recomendable tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar las durezas y callosidades en los pies.

Elige el calzado adecuado: La mayoría del calzado que elegimos es inadecuado, pues ejercen presión en ciertas áreas de nuestros pies. Es recomendable elegir un calzado cómodo, de preferencia de piso, sin áreas ásperas que lastimen nuestros pies ni tampoco zonas que ejerzan mucha presión contra nuestros dedos o pies.

Cuida el calzado que utilizas: Si has identificado un calzado que lastima alguna zona del pie, puedes poner un apósito en la zona y evitar utilizar el calzado por largos periodos de tiempo especialmente si se va  a estar de pie. Si has identificado el calzado culpable de las callosidades en tus pies, cámbialo.

Masajea tus pies: Al terminar el día, procura dar un masaje a tus pies y elevarlos para descansarlos por alrededor de 10 minutos.

Humecta tus pies: Mantener tus pies hidratados es una buena forma de combatir y prevenir la dureza de los pies. Utiliza cremas hidratantes específicamente para pies y empléalas diariamente.

Utiliza medias adecuadas: El uso de calcetas o medias ásperas o con bordes pronunciados pueden favorecer la aparición de callos, prefiere las medias de algodón y de bordes suaves.

Revisa tus pies: Muchas veces ignoramos los problemas de nuestros pies hasta que es muy tarde, por ello, es muy importante revisar el estado de nuestros pies diariamente, esta recomendación es especialmente útil para personas que sufren de diabetes pues reduce el riesgo de padecer pie diabético.

Piedra pómez: Se trata de una piedra porosa de origen volcánico, se utiliza comúnmente para eliminar las durezas y callosidades del pie. Se recomienda antes de utilizar la piedra pómez poner los pies en remojo en agua tibia con algunas flores de manzanilla o bien una bolsita de té de manzanilla por alrededor de 10 minutos, esto ayudará a suavizar la piel.

Con ayuda de una toalla limpia, vamos a secar nuestros pies y posteriormente con la piedra pómez vamos a tallar las durezas para desprenderlas y rebajar el grosor de la piel. Es posible que una sola repetición no resuelva del todo el problema de las durezas de la piel, por lo que deberemos repetir entre dos a tres veces a la semana.

Es conveniente realizar este procedimiento antes de elegir alguno de los siguientes remedios.

Cebolla
Para áreas de callos específicos, corta un pequeño trozo de cebolla y frota la pulpa fresca sobre la callosidad, dejando actuar durante la noche. Repetir diariamente hasta que los callos hayan desaparecido. Es importante evitar el uso de calzado que puedan estimular la formación de callos

Remedio con Ortiga
Para este remedio se utilizan los tallos y hojas de la ortiga que vamos a lavar bien para después machacar con un poco de agua, con un algodón humedecido en el jugo de ortiga, vamos a aplicar sobre la zona de los callos, repetimos 3 veces al día, por el tiempo que sea necesario hasta que la callosidad desaparezca.

Ajo
Un remedio tradicional contra los callos consiste en el uso del ajo. Para realizar este remedio debemos machacar un diente de ajo con un poco de aceite de oliva y con ayuda de una gasa, envolveremos el ajo machacado contra el callo y dejamos actuar durante la noche, por la mañana retiramos. Como alternativa al ajo, también puede utilizarse una rebanada de limón fresca. Se recomienda repetir este remedio diariamente hasta que el callo desaparezca.

Cortar el exceso de piel
Uno de los remedios caseros incluye utilizar pequeñas tijeras o bisturís esterilizados para cortar y eliminar la callosidad, sin embargo a pesar de que puede ser un remedio en apariencia sencillo no se aconseja intentarlo pues es fácil cortar en exceso y hacerse una herida que a su vez puede llegar a infectarse sino se cuida.

Cortar el exceso de piel para eliminar la callosidad es un procedimiento que debe realizar preferiblemente un experto para prevenir posibles infecciones o heridas.

Dictamos Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) celulares: (345) 154249785 - (345) 154084655 Fijo: (345) 4215373
En Bogotá o Tunja (Colombia) enviar SMS a los celulares: 3003121747 - 3153232822
Viber: +543454249785
Skype: german.lancheros32
Nuestro correo: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.