miércoles, 30 de marzo de 2016

Drogas duras que se prescribían a niños

Es sorprendente, pero durante el siglo XIX, principios del XX e incluso a mediados de este, había compañías farmacéuticas y de bebidas que promocionaban y vendían productos que contenían drogas psicoactivas tan potentes como el opio, la heroína, la morfina, la cocaína o las anfetaminas. Al principio, cuando se descubrieron algunas de estas sustancias, las vendían por sus propiedades medicinales como si fueran curas casi milagrosas. Esto fue así hasta que fueron conociendo sus nefastos efectos colaterales. Estas drogas son:

La primera es el opio.

El opio parece ser la droga más usada de todas durante el siglo XIX principalmente se usaba para el dolor, la diarrea e incluso el asma.


Era muy conocido el Láudano que llevaba opio mezclado con alcohol. la proporción de alcohol era considerable, un 40 %, y además llevaba unos tres gramos de opio (equivalente a 296 miligramos de morfina) y eso por onza de líquido (lo que equivale a 28,35 gramos de este)

En la imagen se puede ver las dosis en gotas que recomendaban: dos gotas para lactantes de tres meses, cuatro gotas para niños de un año y así hasta treinta gotas para adultos.


De hecho, todavía podemos ver en algunos productos farmacéuticos actuales para la diarrea que llevan extracto o trazas de opio.


Calmante Stickney and Poor's
Otro preparado a base de alcohol y opio que se suministraba sobre todo para calmar a los bebés (en la foto superior se pueden ver las dosis a partir de los 5 días de vida)

La segunda es la morfina.

Se sintetizó a principios del siglo XIX a partir del opio y unos años después la comercializó Merk.

A mediados de ese siglo se extendió su uso por la aparición de las agujas hipodérmicas. Eso provocó las primeras muertes por sobredosis. Se usaba para el dolor, pero irónicamente también para tratar la adicción al alcohol y al mismo opio porque se pensaba que no era adictiva, pero después resulto serlo más que las anteriores.

Otros usos de la morfina fueron la diarrea, la tos y otros problemas respiratorios. Así se fue extendiendo su uso hasta para niños, por ejemplo tenemos este jarabe,

“El jarabe calmante de la señora Winslow”
que era un jarabe que llevaba 65 mg de morfina por onza de jarabe. La imagen es de finales del siglo XIX y es un jarabe que se usaba para la tos y porque tenía efectos calmantes en los niños... y también en las madres.

Tercero la heroína:

Fue fabricada y comercializada por la compañía Bayer en 1850, siglo XIX, para tratar la adicción a la morfina y la tuberculosis. En 1898, después de lanzar la Aspirina, Bayer comienza a comercializar un nuevo producto: heroína. En España, en 1912, se comercializa Jarabe de Heroína como un remedio eficaz contra la tos y el catarro.
En teoría esta solución no sería adictiva, pero al final resultó peor... La heroína se extendió y empezó a comercializarse y usarse en forma de tabletas y jarabes para la tos, el asma y las neumonías.

Tos. El problema ha sido resuelto por Glyco-Heroin (Smith)
Arriba se ve una foto de un frasco y, a continuación, la publicidad del jarabe de heroína a principios del siglo XX. Lo publicitaban para la tos y la bronquitis en niños.

Propaganda de heroína de la "Martin H. Smith Company", Nueva York.
Fraser's Tablet
Estas tabletas de heroína fabricada por la compañía Fraser Tablet se comercializaron para el alivio del asma.

Cuarto, la cocaína.

La cocaína se aisló de las hojas de coca en 1855 y se empezó a buscar su uso terapéutico. A finales del siglo XIX se empezó se comercializó en forma de polvo, cigarrillos o inyectables para múltiples usos. Principalmente se prescribía como anestésico local, estimulante o para tratar la adicción a la morfina. Por ejemplo, se aplicaba de forma tópica como anestésico local para los dolores de muelas.

Había tres tipos de medicamentos que contenían cocaína: anestésicos tópicos, tales como polvos dolor de muelas, medicamentos para aliviar el catarro y congestión en el pecho, y medicinales (probablemente también de recreo) que contienen los vinos de la cocaína.

Vino de coca de Bullard & Shedd
Además de para curar dolencias habituales, el vino de coca se vendía como un remedio eficaz para curar el mareo y también para curar el hábito del opio  y el alcohol.
Tienda de la época
Vino de Coca de Metcalf. Para la fatiga de la mente o cuerpo.
Vino de Coca de Maltine. Adjudicadas 10 medallas de oro.
La dosis indicada en la parte posterior de la botella es de un vaso de vino completo con (o inmediatamente después de) las comidas. Aparte de alcohol y cocaína, también contenía extracto de malta.

Había muchas empresas que compiten en el lucrativo mercado de la coca-vino. Vin Mariani es la más conocida y quizás la más popular de la época. El Papa León XIII llevaba siempre un frasco consigo y premió a su creador, Ángelo Mariani, con una medalla de oro.


Vino Mariani

Como se ve en la imagen se usaba también en niños y se publicitaba para usarlo en ellos obviamente servía para mejorar su estado de ánimo.

Pisapapeles de Club de Fútbol Boehringer & Söhne (Mannheim, Alemania).
"Los mayores fabricantes del mundo de quinina y cocaína"
Había píldoras de cocaína comercializadas para el dolor de garganta y que también eran usadas por los oradores para aliviar la voz y, de paso, mejorar su rendimiento. Existían también vinos con cocaína que se vendían por sus supuestos efectos medicinales. Al menos, se promocionaban y publicitaban como tales.

Etiqueta de Coca-Cola
Seguramente la mayoría sabe que una conocida bebida de cola usaba hojas de coca en su composición antes del año 1906.

Grageas antisépticas con mentol (1900)
La cocaína es un anestésico local eficaz, y algunos de los primeros usos de la cocaína fue por sus propiedades anestésicas locales. Hoy en día, se usan otros compuestos como la lidocaína y procaína como anestésicos locales.

Cocoaine. Extractos de Burnett (1880)
El pelo mejor peinado.
Contenía aceite de coco, no cocaína, como ingrediente principal. Con la esperanza de obtener la popularidad y beneficios de los productos que contenían cocaína y por su asociación con "la medicina moderna", algunos fabricantes desarrollaron productos con nombres que sonaban de manera similar.

Quinto, las anfetaminas

Fueron sintetizadas en el año 1887, más tarde que las anteriores, y por eso tuvieron menos expansión. Al principio los investigadores se fijaron en sus propiedades broncodilatadoras. Más tarde prestaron atención a sus efectos estimulantes en el sistema nervioso central.

En el año 1934 el laboratorio Smith, Kline & French fue el primero en comercializar la anfetamina en forma de bencedrina inhalada usada como descongestionante nasal. Un poco más tarde se comercializó la dexanfetamina (dexedrina). En 1938 se comercializó la metanfetamina (que ya había sido sintetizada en el año 1919 por los japoneses).


Inhaladores de Benzedrina
Esas anfetaminas y metanfetaminas se usaron mucho durante la 2.ª guerra mundial por todos los bandos. Se usaban como estimulantes para combatir la fatiga y mejorar en rendimiento. Se usó también para la depresión, la obesidad y el trastorno por déficit de atención en niños.

Un uso muy extendido durante los años sesenta e incluso setenta para adelgazar y para aumentar el rendimiento deportivo e intelectual. Eso estaba favorecido por la venta libre en farmacias e incluso los mismos médicos lo prescribían. Se indicaban principalmente la centramina y la dexedrina.

El uso como ayuda para adelgazar ya he comentado que estaba muy extendido por los mismos motivos y la falta de conciencia de los riesgos muy perjudiciales para la salud.

Aquí se puede ver una publicidad para potenciar su uso en la obesidad.


Dictamos Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) celulares: (345) 154249785 - (345) 154084655 Fijo: (345) 4215373
En Bogotá o Tunja (Colombia) enviar SMS a los celulares: 3003121747 - 3153232822
Viber: +543454249785
Skype: german.lancheros32
Nuestro correo: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.