martes, 6 de octubre de 2015

Otra peligrosa combinación: La alcoherexia

No es una nueva dieta para perder peso, ni es tampoco de una nueva moda entre adolescentes; se trata de un grave trastorno, que de no detectarse a tiempo, pudiera tener consecuencias fatales para quien la padece. La alcohorexia, es una enfermedad alimenticia, que consiste en reemplazar las calorías que aporta una comida completa, por las calorías del alcohol. Es decir, quienes la padecen, en muchos casos dejan de comer, para poder beber la cantidad de alcohol que deseen, sin tener que preocuparse tanto por el peso.

Así como la anorexia es un trastorno que desde hace algunos años viene afectando a miles de personas y lamentablemente es cada vez más común, en los últimos años este trastorno tiene un nuevo matiz, el que ha sido bautizado como “alcoherexia”, como su nombre nos lo sugiere es una peligrosa combinación del alcoholismo y la anorexia. Alcoherexia es un coloquialismo para la auto impuesta inanición o de darse atracones y luego vomitar la comida combinado con abuso de alcohol. El término es generalmente utilizado para denotar la utilización de métodos de control de peso extremos (como la inanición antedicha o la práctica de la Bulimia) como herramienta para compensar para previsto abuso de alcohol.

¿Qué es la alcoherexia

Aunque aún no ha sido clasificada como una enfermedad de psiquiatría o salud mental, queda claro que la alcoherexia es un peligroso trastorno que mezcla (como en su nombre) el alcoholismo y la anorexia. La alcoherexia vendría de la anorexia, y que también implica la ausencia de alimentación, pero en este caso es para la ingesta de bebidas alcohólicas.

Paola Otero, psicoterapeuta del centro Renascentis, explica que dentro de los desórdenes alimenticios hay muchas variantes y sin duda la alcoherexia, el que se podría describir que el paciente deja de comer para ingestar bebidas alcohólicas. Básicamente la persona que sufre de alcoherexia deja de comer para ahorrarse las calorías que pueda tener los alimentos, para suplirlas con las que tiene el alcohol, esta puede ser un práctica que se realice socialmente o en soledad.

Luis Julio Matos, psiquiatra de la clínica San Felipe, explica que la alcoherexia se puede ver como dos problemas separados que se juntan con el mismo fin. El alcoholismo es una de las adicciones más fuertes y más comunes en el mundo, mientras que la anorexia está más ligada a las presiones culturales y sociales. Sin embargo juntas pueden ser más letales que cada una por separado, lo que se traduce en que la alcoherexia es un trastorno altamente peligroso.

La alcohoerexia como la anorexia, está estrechamente relacionada con problemas de autoestima, personalidad, traumas y obviamente a problemas de consumo de alcohol, aunque no es siempre una constante que el que sufre de alcoherexia haya tenido problemas de alcoholismo en el pasado. Y como la anorexia, la alcoherexia afecta en mayor número a mujeres y jóvenes, con un porcentaje que va de 7 de cada 10 personas que sufren alcoherexia son mujeres.

De acuerdo a los reportes que se han hecho sobre el tema, son las mujeres universitarias, las más propensas a padecer este desorden alimenticio, pues es durante la época universitaria, cuando las jóvenes se sienten menos restringidas para salir con sus amigos e ingerir grandes cantidades de alcohol.

¿Las consecuencias de este patrón de conducta? La más grave es el coma etílico que puede provocar la muerte. El organismo, al no tener alimento suficiente que procesar, absorbe más rápido el alcohol y si el porcentaje de éste es superior a lo que puede aguantar el metabolismo del sujeto, la sobredosis de alcohol, podría derivar en la muerte del individuo. .

Otra de las consecuencias de esta enfermedad es la desnutrición de la persona, que puede propiciar el desarrollo de otras enfermedades como la anemia.

Asimismo, existen riesgos sociales, como el de estar más propensa a abusos sexuales, debido a la falta de conciencia que ocasiona el consumo de alcohol en exceso.


Cómo reconocer a una persona alcoheréxica

  • Deja de comer por lapsos grandes de tiempo y se prepara para beber bebidas alcohólicas.
  • Al igual que la anorexia, él o la alcoheréxica tiene distorsionada la percepción de su cuerpo, se cree gordo cuando realmente no lo está.
  • Tiene una cuota de masoquismo, ya que disfruta de los estragos del alcohol ya que eso le impide comer.
  • Al igual que los diferentes trastornos alimenticios, él o la alcoheréxica pierde interés en sus responsabilidades (estudio, trabajo etc), se aparta de su vida social a menos que no haya alcohol de por medio.

Síntomas y tratamientos

La “alcohorexia” produce síntomas que los padres pueden detectar. Los adolescentes y jóvenes afectados evitan comer para tomar alcohol. De repente, las bebidas alcohólicas desaparecen en la casa y los chicos regresan ebrios al hogar después de estar con amigos o en boliches. Según el psicólogo Marcelo Bregua, “cuando los síntomas aparecen, los padres deberían dialogar con los chicos para ver qué pasa y consultar a un especialista. Después, deben acompañar el tratamiento. En tanto, la psicóloga Alejandra Moskalonek, destacó que “los padres no deben asustarse ni castigar a sus hijos. Lo importante es acompañarlos, reconocer el problema y buscar cómo enfrentarlo.

El tratamiento contempla un acercamiento integral: un control clínico y toxicológico, terapias psicológicas y asesoramiento de nutricionistas sobre cómo comer saludablemente.

¿Cómo sé que padezco de alcohorexia?

Ante esta interrogante, es importante que las jóvenes se sometan a una autoevaluación sobre su conducta alimenticia, ya que podrían estar sufriendo esta enfermedad, sin saberlo. Si tú sospechas, que tú o alguien cercano, la puede estar padeciendo, échale un vistazo a estas preguntas:
  1. ¿Cuando salgo con mis amigos, acostumbro a beber alcohol en grandes cantidades?
  2. ¿Reduzco mi consumo de calorías durante el día, si sé que en la noche voy a ingerir alcohol?
  3. ¿Aunque no esté muy borracha, lo primero en lo que pienso es en vomitar para no sentirme tan mal al día siguiente?
  4. ¿Soy capaz de llevar una dieta estricta, pero cuando se trata de alcohol, no me limito?
  5. ¿Soy una persona que puede tomar mucho sin emborracharse?
Si respondiste sí a más de una pregunta, tal vez estés padeciendo alguna de las etapas de la alcohorexia. No lo pienses más y acude a un especialista, ya que recuerda que en temas de salud, siempre hay médicos dispuestos a ayudar.
Dicto Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atiendo consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizo tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Laserterapia, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Si vives en Tenjo, Bogotá o Tunja (Colombia) separa YA un turno a los celulares: 3003121747 / 3153232822 o envía un correo a: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN; compártela con tus amistades y familiares.