domingo, 24 de enero de 2016

La COENZIMA Q10

La coenzima Q10 (ubiquinona) es una vitamina. Sin embargo, usted no lo va a encontrar, en la literatura de nutrientes y de vitamina recientes. La razón es que sabemos todavía poco de sus características particulares y la evaluación de los efectos. Fue descubierta en 1957 pero su uso ha sido aumentando de forma gradual. Los japoneses fueron los primeros que lo usaban de forma regular para proteger el corazón. Más tarde llego a Estados Unidos y finalmente a Europa.

El espectro de la CoQ10 es impresionante.. El profesor Friedhelm Beuker (profesor de medicina del deporte en la Universidad de Düsseldorf) sugirió que Q10 es uno de los "micro-nutrientes", cuyos efectos en el cuerpo puede tener una dimensión más grande que estimamos ahora y mucho más alla de únicamente proteger el corazón. Sugiere que también influye en el factor del envejecimiento y es una sustancia que no debe faltar en nuestra dieta.

La mayoría de las vitaminas se conocen ya durante mucho más que medio siglo, y incluso de ellos surgen nuevos conocimientos.

Sorprendente es que con la Q10 podemos tener una clave para contrarrestar el envejecimiento prematuro. Esta sustancia es proporciona la fuerza, que las personas jóvenes tienen en abundancia en su organismo.

El beneficio de la coenzima Q10 para nuestro bienestar puede ser enorme, y debemos empezar cuando antes para aprovechar esta oportunidad para nuestra salud.

¿Pero qué es la Coenzima Q10?

El doble ganador del premio Nobel Linus Pauling (nacido en 1901) describe la Coenzima Q10 como "uno de los descubrimientos más importantes en la ciencia de la nutrición en las últimas décadas" y lo considera como un enorme beneficio para la salud del corazón.

La sustancia para la salud del corazón

En primer lugar, es una sustancia totalmente natural, no una composición sintética. Aproximadamente 0,5 a 1,5 gramos de CoQ10 llevamos cada uno de nosotros en nuestro cuerpo.

La letra "Q" es la abreviatura de un grupo de co-enzimas, las ubiquinonas, cuyo nombre deriva del hecho de que están en todas partes (ubi quin= todas partes) están muy extendidos en los organismos vivos.

Como hemos sabido hace algún tiempo, se trata principalmente de las enzimas que controlan los procesos vitales y causan los procesos metabólicos en el organismo. Ellas son el arquitecto secreto de nuestra salud, y a la Q10 se le atribuye un papel muy importante en esta aspecto.

¿Vitamina?

Al principio hemos señalado el carácter de la vitamina de la coenzima. Sin embargo: Q10 se produce constantemente en nuestro organismo, ya sea a partir de simples ubiquinonas o de otros factores, que recibimos con la alimentación.

Las vitaminas por definición son sustancias que el organismo no puede producir sino que debe obtener desde el exterior.

Hoy en día los puntos de vista sobre esta definición han cambiado, y también la definición referente de las coenzimas.

Hoy sabemos que "todas las vitaminas solubles en agua, actúan como coenzima en la presencia de enzimas". Por eso se puede concluir que la Q10 es una vitamina y una coenzima a la vez.

En la investigación se tiende a asignar las ubiquinonas a las vitaminas E, junto con los tocoferoles.

Lo que hace la Q10 tan única y valiosa

La coenzima esta precisamente allí donde se necesita. La vida es el desarrollo de la energía. Un papel importante juegan los componentes celulares específicos, las mitocondrias. Estas diminutas generadores producen la energía química, es decir la energía necesaria para el funcionamiento del organismo, y esto casi de forma exclusiva, es decir, un 95%! "Para que las luces no se apaguen" las mitocondrias, necesitan la coenzima Q10.

El corazón no descansa nunca

Todos los órganos tienen una fase de descanso, de regeneración, para crear nuevas fuerzas. Con excepción del corazón, que no puede descansar ni un minuto durante toda una vida. Nuestro músculo del corazón es una bomba de alto rendimiento. Transporta cada día 20.000 litros de sangre en circulación constante a través del cuerpo y a través de una red de vasos sanguíneos y venas a una distancia de no menos de 100.000 kilómetros.

En un año el corazón late aproximadamente 37 millones de veces en una actividad initerrumpida e incansable. La importancia de la CoQ10 se puede ver en el hecho que su concentración es múltiples de veces mayor en el corazón que en cualquier otro músculo.

Los investigadores saben hoy que la producción de la coenzima Q10 por el mismo organismo disminuye de forma continua con la edad.

También ciertos medicamentos pueden afectar negativamente la generación de Q10 cómo el ejemplo de algunos reductores de lípidos (colesterol).

Además se atribuye a la Q10 que ayuda a evitar que en la sangre se agrupen las plaquetas entre sí, reduciendo el riesgo de coágulos de sangre en las arterias, similar a la aspirina.


Q10 y el corazón

Los estudios que sugieren que la Q10 influye en la "actividad cardiaca", son abundantes.

Mencionamos aquí sólo dos estudios publicados a finales de 1992 que hicieron titulares. Ellos se llevaron a cabo en la prestigiosa Universidad de Harvard (Massachusetts). Participaron no menos de 87.000 mujeres entre 34-59 años y 46.000 hombres de 40 a 75 años.

Se confirmó que una dosis alta de Q10, reduce el riesgo de manera significativa de sufrir un ataque al corazón.

Conforme con los resultados de anteriores investigaciones con un enfoque en la complementación con q10 se concluye que ésta puede:
  • Aumentar la resistencia de un corazón debilitado por angina pectoris
  • Reducir la frecuencia cardiaca, disminuyendo la presión arterial
  • También confirma que (similar a la aspirina) reduce el riesgo de coágulos de sangre en las arterias.

Una dieta rica en coenzima Q10 puede favorecer la fluidez de la sangre. Pero hay que señalar, sin embargo que no se puede lograr mediante una sola medida, sino que es recomendable aplicar un concepto holistico, integrado en una dieta sana, alimentos frescos y una actividad física suficiente.

Q10 - no sólo para el corazón

La "respiración interna" de la producción de energía en la mitocondria es un mecanismo biológico fundamental que ocurre en muchas áreas de nuestro organismo. Por eso, la coenzima Q10 no sólo promueve el corazón y la circulación sino que reduce el déficit funcional (por ejemplo, en relación con la presión arterial alta, angina de pecho).

También influye en el campo de la inmunología, ya que Q10 es capaz de estimular el sistema inmunológico. También hay una serie de indicies que apuntan a un efecto "anti-envejecimiento" y de prolongación de la vida.

De particular importancia es además su efecto antioxidante. Q10 se considera hoy en día igual de importante como la vitamina E, la vitamina C o la beta-caroteno en el campo de “eliminador de radicales libres".

Los radicales libres

Surgen constantemente en el cuerpo. Los llamados radicales libres son moléculas o átomos que carecen de un electrón, y por lo tanto llegar a ser "muy reactivos".

Altamente reactivo significa que tienden a interactuar de forma demasiado agresiva con otras moléculas y átomos y tienden a robar electrones con el fin de compensar la deficiencia de electrones.

En realidad, los radicales libres son necesarios en cierta cantidad y forman parte del sistema inmunológico de nuestro cuerpo. Pero pueden ser peligrosos en cantidades elevadas.

Debido a un estilo de vida desfavorable o a factores medioambientales han aumentado considerablemente los factores que favorecen la formación de radicales de oxígeno.

Para mencionar sólo un ejemplo, que es actualmente objeto de acalorados debates: los niveles de ozono elevados en los meses de verano, aumentan la exposición a las agresivas sustancias mencionadas.


La teoría oxidativa de la aterosclerosis

Los antioxidantes forman un sistema de sistemas de seguridad del cual no podemos prescindir. Esto se ha demostrado recientemente en un lugar inesperado, en la salud de las arterias.

El viejo dicho de los médicos "el hombre es tan joven como sus vasos sanguíneos" es hoy igual de valido.

El estrés, el sedentarismo, el tabaco, la obesidad y la mala nutrición conducen a cambios degenerativos en las arterias (aterosclerosis) y reducción del grosor de las arterias.

Consecuencias graves como ataques cardiacos e infartos cerebrales pueden ser la consecuencia.

En investigaciones actuales se desarrolla la llamada "teoría de la oxidación" como posible factor en el desarrollo de la aterosclerosis. Parece que los radicales libres pueden influir en la interacción antagónica con los antioxidantes.

Las relaciones aquí son bastante complicadas, y hay que profundizar un poco en la explicación: Como se sabe, el colesterol fue considerado durante mucho tiempo el “malo” para la salud del corazón.

Hoy se buscan las causas de la interacción de los radicales libres con el contenido de grasa de colesterol (LDL) referente a la disposición espacial de los átomos que pueden ser alterados minuciosamente. Los pequeños cambios son suficientes para que el sistema inmunológico se deje engañar. El sistema inmunológico interpreta que debe lidiar con un cuerpo extraño, y atacar una sustancia normalmente inofensiva. Resultado del engaño pueden ser "lesiones vasculares", que restringen el radio de las arterias y reducen la flexibilidad de las paredes de los vaso de forma progresiva. Dando puntos de anclaje para el colesterol y otras sustancias que forman la arteriosclerosis.

Vitaminas antioxidantes, el oligoelemento selenio y la Coenzima Q10 con pueden disminuir este efecto.

CoQ10 y Parkinson

Existen indicios que debido a su función en la producción de energía en la zona cerebral substantia nigra (la zona afectada en la enfermedad de Parkinson) que la coenziam Q10 puede reducir la velocidad del avance de la condición de Parkinson.

¿Cómo llega la Q10 a su destino, las células del cuerpo?

Primero vamos a echar un vistazo a cómo nuestro cuerpo consigue este ingrediente tan importante:

La coenzima Q10 de la dieta se absorben en el tracto digestivo, con una eficiencia de 10 a 50 por ciento. A través del sistema linfático, es transportado al hígado. Las funciones del hígado en este caso, como en muchos otros, es la síntesis en las reacciones bioquímicas y la distribución.

Cantidades significativas de la coenzima Q10 son almacenadas en el hígado mismo, hasta que el organismo lo demanda. Otros depósitos se encuentran en el tejido de los músculos, el corazón y los riñones. Las mitocondrias, los componentes celulares que necesita esta sustancia contienen alrededor del 45% del total de la Q10 que se encuentra en el cuerpo.

¿Qué causa una deficiencia de la Q10?

Ya hemos mencionado que la capacidad propia del organismo de producir CoQ10 disminuye con la edad de las personas. Sin embargo, hay una serie de circunstancias, que puede traer el equilibrio de la Coenzima Q10 disponible y la requerida para un suministro óptimo:
  • Los radicales libres de grasa destruye ubiquinonas, de modo que las necesidades mínimas de cada persona son diferentes en cada etapa de su vida.
  • Las comidas preparadas, la conservación de los alimentos y por lo general los malos hábitos alimenticios son un factor decisivo.
  • Phenylalinin en la dieta. Esta sustancia es necesaria para producir la Q10 en el propio cuerpo.
  • La vitamina del complejo B (ácido fólico B1, B5, B9 y piridoxina).

¿Cómo podemos alimentarnos con Q10?

En relación a la Coenzima Q10, el hombre es productor y consumidor a la vez. Si está tomando de los productos animales o vegetarianos. La Q10 se encuentra ya en su forma final o en los componentes para la producción en el organismo.

Con una dieta sana se obtiene aproximadamente 5 a 10 mg diarios de coenzima Q10.


¿Quién necesita tomar Co-Q1O?

Como ya hemos visto, se trata principalmente de las personas mayores que dependen cada vez más de una fuente adicional de Q10.
Se puede evitar una excesiva caída de vitalidad y reforzar los órganos.

Pero también personas más jóvenes, los que trabajan duro y esto es especialmente cierto para los trabajadores mentales que estén bajo constante presión y estrés, que tienen poco tiempo libre durante el día y carecen de descanso necesario. Todas las personas que tienen una necesidad de proteger la función de su corazón incluyendo estos que ya han sufrido un problema cardiaco.

La Q10 es, por supuesto, no "la solución" para las condiciones de sobrecarga crónica o exceso de demanda.

Y según las investigaciones, cada vez mas enfocadas en todas aquellas personas que están expuestas a mayor "estrés oxidativo". Los residentes de las áreas metropolitanas, por ejemplo, se enfrentan a numerosos contaminantes que promueven la producción del cuerpo de los radicales libres.

Por lo tanto, requieren una velocidad mayor ingesta de antioxidantes, las sustancias agresivas neutralizan estos componentes.

Otras fuentes del auto-inducción por estrés oxidativo, como hemos señalado anteriormente a la lista de la nutrición, se debe añadir el alcohol, el tabaquismo, y el consumo excesivo de café o té negro.

Pero no sólo la ociosidad y el sedentarismo crean riesgos. Incluso aquellos que llevan una intensa conducta deportiva, un pasatiempo que, en vista de todos es muy sano y de suma importancia, pero se debe ser consciente de que el consumo de oxígeno (por no hablar de la carga adicional de aumento general, especialmente en las áreas de recreación - de los los niveles de ozono), acompañado a la actividad, debe ser reforzado por una adecuada «importación» de los ingredientes antioxidantes dietéticos tales como vitaminas C y E o Q10.

No olvidemos que el oxígeno es el punto de partida para numerosas reacciones bioquímicas establecidas en el curso del cual se describe la pérdida de electrones, que causan los átomos y las moléculas inestables, y que producen los peligrosos radicales libres, que deben ser neutralizados y retirados de la circulación del organismo.

Complementos de la dieta

Existen muchos complementos de coenzima Q10, que contienen, en general, entre 30 y 100 mg de la sustancia, más del que el hombre recibe a diario en la dieta.

En los estudios científicos se usan cantidades diarias más elevadas entre 100 mg y 600 mg. Estas cantidades por lo general no son necesarias para obtener los resultados deseados, ni tampoco por los costes que implica. Por lo general, Q10 no resulta toxico ni en cantidades elevadas. En las palabras de Prof. Folkers (Universidad de Texas, Austin): "No hay absolutamente ningún riesgo” no existen efectos secundarios.

El Linus Pauling Institute incluso, considera una dosis diaria de hasta 1200 mg de coenzima Q10 seguro por períodos de hasta 16 meses y 600 mg al día hasta 30 meses, en caso de hipertensión, parkinson y insuficiencia cardiaca.

Dictamos Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) celulares: (345) 154249785 - (345) 155297201 Fijo: (345) 4215373
En Bogotá o Tunja (Colombia) enviar SMS a los celulares: 3003121747 - 3153232822
Viber: +573003121747
Skype: german.lancheros32
Nuestro correo: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.