viernes, 5 de febrero de 2016

Ananás o Piña; Sus usos medicinales

Todos conocemos a la piña, que es en realidad una bromelia, o sea, una especie de pariente cercano de las orquídeas pero que crece sobre la tierra en zonas cálidas y húmedas. Algunos le llamamos piña y para otros este dulce fruto se llama ananás. Pero dentro de esta cáscara difícil de quitar se esconden muchas propiedades medicinales.

La piña tiene un ingrediente activo en su interior que se llama bromelina, que es una mezcla de enzimas que están directamente en la carne de esta fruta pero también se encuentra en su tallo.

Es originaria de las Américas y cuando los conquistadores llegaron a estas tierras, se le veía como una fruta muy exótica y especial debido a su costo y su rareza. A lo largo de la historia y varios pueblos que la conocen y la han usado, la bromelina tiene la reputación de que sirve para varias afecciones como: para disminuir inflamaciones (podría ser luego de una cirugía y en sitios como los senos nasales), para tratar algunas alergias como las alergias de temporada, la sinusitis, la colitis ulcerosa, para estimular las contracciones musculares (incluidas las uterinas, por lo que se recomienda para acortar la labor de parto) o para retrasar la coagulación.

Tradicionalmente se ha usado para tratar problemas digestivos (ayuda a asimilar más rápido las proteínas). Además, se dice que si se usa junto con algunos medicamentos como los antibióticos u otros que se usan para tratar la artritis, se potencializan los efectos de estas medicinas. Dicen que si se toma en ayunas es más efectiva para desinflamar y que sirve para quitar los tejidos muertos y dañados luego de una quemadura.

Pero, ¿qué dice la ciencia?

Los expertos están optimistas en relación al efecto de la bromelina en relación a la reducción de la inflamación especialmente en las zonas cercanas a la nariz y varias investigaciones han dado resultados positivos en los tratamientos para la sinusitis y por consiguiente, para mejorar la respiración. En este momento piensan que podría ser eficaz con este fin, sin embargo, como algunos estudios no han estado bien diseñados y otros han dado resultados mixtos, sugieren que se realicen más estudios para confirmar estos beneficios.

Los estudios sugiere que podría ser eficaz para controlar el dolor causado por la osteoartritis de la rodilla, cuando se usa en combinación con una enzima proteolítica llamada tripsina y un flavonoide llamado rutina.

Hay un ejemplo que sugiere la posibilidad potencial de su uso a futuro y es para problemas como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerativa y es que el Centro Nacional para la Salud Integral y Complementaria en Estados Unidos (NCCAM o NIH) llevó a cabo un estudio liderado por investigadores de la Universidad Duke en 2008, dónde hallaron que la bromelina ayudaba a reducir la inflamación.

Usaron a un grupo de 51 pacientes (8 de ellos como grupo de control, que no tenía la enfermedad) y les tomaron biopsias del colon. Estas se trataron in vitro en un laboratorio con bromelina y se midieron sus reacciones. Los científicos encontraron que la bromelina sí redujo la cantidad de proteínas pro-inflamatorias y esto sugiere que podría ser de utilidad en los pacientes con enfermedad de Crohn y con colitis ulcerativa en un futuro.

Esta puede ser una buen tratamiento adicional, ya que en muchos casos, los pacientes empeoran, sus intestinos están muy inflamados, pueden tener problemas secundarios por los medicamentos que toman e incluso terminar en cirugía (a veces llegan a tener incluso, perforaciones del intestino). Sin embargo, los investigadores también concluyeron que es necesario realizar más investigaciones para entender realmente cómo funciona la bromelina y cómo utilizarla.

Actualmente no existe suficiente evidencia científica para determinar la efectividad de la bromelina en los casos de las infecciones de las vías urinarias, de las erupciones o salpullidos en la piel, de la artritis reumatoide; para acortar el parto; para el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC); para las alergias de la estación o fiebre del heno; para quitar los tejidos en los casos de quemaduras o en pacientes con cáncer.

Los estudios científicos sugieren que la bromelina no es eficaz para prevenir el dolor muscular después de hacer ejercicio.

Cuidados

Recuerda siempre que antes de tomar un suplemento usando remedios alternativos, integrales, naturales o complementarios, idealmente deberías consultar con tu médico. Y si los tomas, debes dejarle saber.

En el caso de los niños, las embarazadas y las mujeres que están amamantando, no se recomienda tomar bromelina, pues no existe evidencia acerca de su seguridad.

Si eres alérgico al trigo, apio, papaya, hinojo, zanahoria y/o al polen, podrías también ser alérgico a la bromelina. Además, si eres muy alérgico a otros compuestos, ten cuidado al usar bromelina. Y, desde luego, debes tener precaución si eres alérgico a la piña o ananás. Algunas personas que la han tomado han tenido aumento en el pulso, algunos efectos gastrointestinales y/o problemas con la menstruación.

Como la bromelina también podría retardar la coagulación de la sangre, no se debe mezclar con otros medicamentos que también prolonguen la coagulación sanguínea también conocidos como antiplaquetarios (como la aspirina, el naproxeno, el ibuprofeno o la warfarina, entre otros); ni con hierbas que tengan estos efectos. Por ejemplo: el anís, la angélica, el fenogreco, el apio, el clavo, la papa, la soya, el jengibre, el ajo o el regaliz. Es importante suspenderla por lo menos dos semanas antes de una cirugía, pues el riesgo de sangrado también aumenta.

También pueden potenciarse (aumentar) los efectos de algunos antibióticos, como la amoxicilina o la tetraciclina al tomar bromelina y se debe poner especial atención si se están usando suplementos como el zinc (cinc), porque podrían retardar los efectos de la bromelina en el cuerpo o la glucosamina, pues ambas también incrementan los riesgos de sangrados excesivos.

La bromelina, como otros suplementos, tienen efectos en tu cuerpo, checa con tu doctor antes de tomar cualquiera de ellos y asegúrate que no hay ninguna contraindicación y/o interacción.

Dictamos Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) celulares: (345) 154249785 - (345) 155297201 Fijo: (345) 4215373
En Bogotá o Tunja (Colombia) enviar SMS a los celulares: 3003121747 - 3153232822
Viber: +573003121747
Skype: german.lancheros32
Nuestro correo: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.