martes, 5 de abril de 2016

La verdad sobre los Suplementos Dietéticos (Parte Uno)

Siempre que me hablan de suplementación me viene a la mente cuando estudiaba la materia de Nutrición en la universidad. El simple hecho de decir que estudiaba nutrición hacía que se me acercaran y me preguntaran qué podían comer para bajar de peso o para aumentar de peso. Del mismo modo me preguntaban qué suplemento o cosa milagrosa podían consumir. Sin embargo, supongo que por ser hombre y porque siempre me ha gustado hacer ejercicio, me codeaba más con muchachos que querían ganar masa muscular y siempre me preguntaban por infinidad de suplementos en el mercado que yo ni siquiera conocía. ¿Cómo pueden reconocerse los suplementos dietéticos y vitaminas que son mera charlatanería? Acá encontrarás en tres entregas, 25 señales que deben hacerte sospechar.

1. Cuando hablan de nutrientes, sólo cuentan una parte de la historia

Los charlatanes siempre te hablan de todas las cosas maravillosas que las vitaminas y los minerales le brindan a tu cuerpo y/o todas las cosas horribles que te pueden suceder si no tienes suficientes. Muchos aseguran que su producto o programa ofrece un “complemento nutricional óptimo”. Pero muy convenientemente evitan decirte que una dieta balanceada por sí sola te proporciona los nutrientes que la mayoría de las personas necesitan y que las guías sobre nutrición que desarrolla el gobierno hacen que balancear tu dieta sea algo sencillo.

2. Aseguran que la mayoría de los personas están mal nutridas

Esta es sólo una forma de llamar tu atención atemorizándote, pues no sólo no es cierta, si no que ignoran el hecho de que las principales formas de mala nutrición son la obesidad en gran parte de la población, especialmente entre los pobres, y la desnutrición provocada por la pobreza. La gente pobre no puede ni debe gastar su dinero en pastillas de vitaminas que son innecesarias. Su dinero debería usarse para comprar alimentos nutritivos.

Los charlatanes aseguran equivocadamente que la gente es tan adicta a la comida “chatarra”, que es excepcional que tenga una dieta adecuada. Aunque es cierto que algunas botanas (snacks) son básicamente “calorías vacías” (los azúcares y/o las grasas sin otros nutrientes), no es necesario que cada bocado que comemos esté cargado de nutrientes. De hecho, ninguna persona normal que lleve una dieta balanceada está en riesgo de tener una deficiencia de vitaminas.

3. Recomiendan un “seguro de nutrición” para todas las personas

La mayoría de los charlatanes que promocionan vitaminas insinúan que todas las personas están en riesgo de sufrir una deficiencia vitamínica y por ende deberían tomar suplementos como un “seguro”. Algunos sugieren que es difícil obtener todo lo que se de necesita sólo de la comida, y otros aseguran incluso que es imposible. Sus discursos se parecen a los de aquellos charlatanes que iban de "puerta en puerta" y que afirmaban que tu horno que estaba en perfecto estado corría el peligro de explotar a menos que lo reemplazaras por el producto que ellos vendían.

Los promotores de vitaminas nunca te dirán quién no necesita sus productos. Además, sus advertencias sobre “cuidado con la deficiencia” no siempre están asociadas a los nutrientes esenciales, sino que también hablan de químicos no esenciales de los que nadie necesita preocuparse pues el cuerpo los produce por sí mismo.

4. Dicen que la mayoría de las enfermedades se deben a una dieta inadecuada y que pueden ser tratadas con métodos “nutricionales”

Esto sencillamente no es así. Consulta con tu médico o con cualquier libro reconocido de medicina. Ellos te dirán que aunque la dieta es un factor en algunas enfermedades (especialmente en la enfermedad coronaria -del corazón-), la mayoría de las enfermedades tienen poco o nada que ver con la alimentación.

Los síntomas comunes como el malestar general (sentirse mal), fatiga, falta de energía, los dolores (incluyendo el dolor de cabeza), los achaques y otras quejas similares, son usualmente la reacción del cuerpo al estrés emocional. Si estos síntomas persisten, es una señal para consultar con tu médico y para que te evalúe para ver si tienes alguna enfermedad física. Pero no es una razón para tomar vitaminas en pastillas.


5. Aseguran que los métodos modernos de procesamiento y almacenamiento de los alimentos le quitan todo el valor nutritivo a la comida

Es cierto que el procesamiento de los alimentos puede cambiar su contenido nutricional. Pero los cambios no son tan drásticos como los charlatanes quieren hacerte creer para que compres suplementos. Mientras que algunos métodos de procesamiento destruyen algunos nutrientes, otros les añaden. Una dieta balanceada y variada te puede dar toda la nutrición que necesitas.

Los charlatanes distorsionan y simplifican la información de manera excesiva. Cuando dicen que el moler extrae la vitamina B de los alimentos, los charlatanes no se preocupan por aclararte que cuando éstos se enriquecen, recuperan estas vitaminas. Cuando te dicen que el cocinar destruye las vitaminas, omiten el hecho de que sólo muy pocas vitaminas son sensibles al calor. Y tampoco te dicen que esas vitaminas se obtienen fácilmente al consumir diariamente una porción de fruta fresca, vegetales crudos, o jugo de frutas frescas o congeladas. Además, mienten cuando dicen que los minerales son destruidos al procesar o cocinar los alimentos, pues la verdad es que el calor no destruye los minerales.

6. Aseguran que la alimentación es un factor determinante en tu comportamiento

Los charlatanes no sólo relacionan la dieta con las enfermedades sino también con el comportamiento. Algunos aseguran que las reacciones negativas a los aditivos o a comidas comunes causan hiperactividad en los niños e incluso comportamientos criminales en adolescentes y adultos. Estas afirmaciones se basan en una combinación de creencias falsas, evidencias anecdóticas e investigaciones mal diseñadas.

7. Aseguran que la fluorización es peligrosa

Curiosamente, los charlatanes no siempre están interesados en las deficiencias reales. El fluoruro (en la dosis adecuada) es necesario para fortalecer los huesos y proteger a los dientes de las caries. La mejor manera de obtener la cantidad adecuada de este importante nutriente es aumentando los suministros de agua de la comunidad para que la concentración de fluoruro sea una parte por cada millón de partes de agua. Sin embargo, los charlatanes generalmente se oponen a la fluorización del agua, y algunos incluso abogan por filtros de agua que eliminan el fluoruro. Al parecer, cuando no pueden obtener ganancias de algo, tratan de sacar partido oponiéndose.

8. Aseguran que el agotamiento del suelo y el uso de pesticidas y fertilizantes “químicos” hacen que los alimentos sean menos seguros y menos nutritivos

Estas afirmaciones son usadas para promover la venta de los supuestos alimentos “orgánicos”. Si algún nutriente esencial falta en el suelo, simplemente una planta no puede crecer. Además, los fertilizantes químicos contrarrestan los efectos del agotamiento del suelo. Los charlatanes también mienten cuando afirman que las plantas cultivadas con fertilizantes naturales (como el estiércol) son superiores en nutrición a las cultivadas con fertilizantes sintéticos. Antes de que los puedan usar, las plantas convierten los fertilizantes naturales en los mismos químicos que los que proveen los fertilizantes sintéticos.

El contenido vitamínico de un alimento es determinado por su composición genética. Los fertilizantes pueden influenciar los niveles de ciertos minerales en las plantas, pero esto no es un factor significativo en la dieta, por ejemplo la estadounidense. Los residuos de los pesticidas en nuestra comida son extremadamente pequeños y no significan una amenaza para la salud del consumidor. Los alimentos “certificados” como “orgánicos” no son más seguros o más nutritivos que otros alimentos. De hecho, a excepción de su precio alto, no son significativamente diferentes.

                                     Segunda Parte              Tercera Parte               Cuarta Parte
Dictamos Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) celulares: (345) 154249785 - (345) 154084655 Fijo: (345) 4215373
En Bogotá o Tunja (Colombia) enviar SMS a los celulares: 3003121747 - 3153232822
Viber: +543454249785
Skype: german.lancheros32
Nuestro correo: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.