viernes, 8 de abril de 2016

La Verdad sobre los Suplementos Dietarios (Segunda Parte)

El término "suplemento nutricional", "dietario" o "alimenticio" es un término muy amplio que abarca desde vitaminas y minerales pasando por productos herbales y aminoácidos hasta extractos de tejidos y otros componentes. Para ser considerado un suplemento nutricional debe ser consumido sólo por la boca (vía oral), así que inyecciones no aplican. La función de los suplementos es complementar la alimentación, no sustituirla. Ejemplos de suplementos nutricionales son los típicos multivitamínicos, y otros como la creatina, la carnitina, el té verde, la proteína de suero de leche, entre muchísimos otros. Por ello reitero, no me los sé todos. Te estaría mintiendo, lo que si quiero hacer en esta segunda entrega es compartir lo poco que sé.

9. Aseguran que estás en riesgo de “envenenarte” por los aditivos y preservativos de la comida común

Esta es otra de las estrategias de miedo diseñadas para aminorar tu confianza en los científicos de la alimentación y en las agencias de protección del gobierno, así como en nuestras propias provisiones de comida. Los charlatanes quieren que pienses que ellos están para protegerte. Ellos esperan que si tú les crees, comprarás sus productos alimenticios “naturales”. Pero la verdad es que las diminutas cantidades de aditivos que se usan en la comida no implican el más mínimo riesgo para la salud humana. Algunos incluso protegen nuestra salud al evitar que los alimentos se deterioren, se vuelvan rancios o les crezca moho. Aunque también es cierto que están utilizando sustancias que en un principio parecían inocuas pero, con el paso del tiempo y su consumo en humanos se comenzó a evidenciar su toxicidad y algunos gobiernos a prohibirlos y ser retirados del mercado, por ejemplo; aspartame, sacarina, tartrazina entre otros. Mi recomendación: Leer bien las etiquetas y decidir.

10. Denuncian que la Ingesta Diaria Recomendada se ha definido en un nivel muy bajo

Los niveles de la Ingesta Diaria Recomendada, conocida en inglés como “Recommended Dietary Allowances (RDAs)”, son publicados por el Consejo Nacional de Investigación aproximadamente cada cinco años desde 1943. Se definen como “los niveles de consumo de los nutrientes esenciales que, con base en el conocimiento científico, son considerados por el Consejo de Alimentación y Nutrición como los adecuados para satisfacer las necesidades nutricionales de prácticamente todas las personas saludables”. Ni el RDA, ni los “valores diarios” (“Daily Values” en inglés) enunciados en las etiquetas de los productos son “mínimos” o “requerimientos”. Incluso, han sido deliberadamente definidos más arriba de lo que la mayoría de las personas necesitan. El motivo por el cual los charlatanes denuncian que los RDAs son muy bajos es obvio: si crees que necesitas más de lo que puedes obtener con la comida, es más probable que compres sus suplementos.

11. Aseguran que cuando tienes estrés diario o sufres ciertas enfermedades, aumenta tu necesidad nutricional

Muchos fabricantes de vitaminas anuncian que “el estrés priva al cuerpo de recibir vitaminas”. Una compañía ha afirmado que “si fumas, haces dieta o te encuentras enfermo, puedes estar privando a tu cuerpo de vitaminas”. Otra advirtió que “el estrés puede agotar las vitaminas solubles en agua de tu cuerpo… y que es necesario reemplazarlas a diario”. Mientras que otros productos prometen llenar las “necesidades especiales de los deportistas”.

Aunque es cierto que la necesidad de vitaminas puede aumentar ligeramente cuando te encuentras bajo estrés físico o tienes alguna enfermedad, este tipo de publicidad es fraudulenta. El estadounidense promedio –estresado o no– no está en riesgo de sufrir una deficiencia de vitaminas. El aumento en la necesidad de vitaminas a la cual se refiere la publicidad de estos productos no es más alta de lo que se puede obtener al alimentarse adecuadamente. Alguien que realmente está en riesgo de sufrir deficiencia debido a una enfermedad, estará tan enferma que necesitará asistencia médica y probablemente deba ser hospitalizado. Pero estos anuncios publicitarios se dirigen al promedio de los estadounidenses, quienes seguramente no necesitan suplementos vitamínicos para sobrevivir al resfriado común, a una ronda de golf o a trotar por el barrio. Los deportistas reciben suficientes vitaminas cuando comen lo necesario para cumplir con sus necesidades calóricas.

Muchos promotores de vitaminas sugieren que los fumadores necesitan suplementos de vitamina C. Aunque es cierto que los fumadores en Norte América tienen de alguna manera niveles más bajos de esta vitamina en su sangre, estos niveles todavía están muy por encima de los niveles deficientes. En Estados Unidos, el fumar cigarrillos es la causa principal de muerte, prevenible mediante auto-disciplina. En vez de buscar un falso consuelo tomando vitamina C, los fumadores que están preocupados por su salud deberían simplemente dejar de fumar.

Cuando sugieren que las “vitaminas para el estrés” te pueden ayudar a reducir el estrés emocional, también son fraudulentas.

12. Recomiendan “suplementos” y “alimentos saludables” a todos por igual

Los charlatanes de la alimentación denigran a los alimentos normales y ridiculizan a los sistemas de grupos alimenticios en los que se basa la buena nutrición. Ellos no te confiesan que se ganan la vida haciendo estos anuncios, a través de honorarios por apariciones públicas, apoyo a los productos, venta de publicaciones, intereses financieros en las compañías de vitaminas, tiendas de alimentos saludables o granjas orgánicas.

El mismo término “alimentos saludables” es un eslogan engañoso. El juicio acerca de alimentos individuales depende de cómo contribuyen a la dieta general de una persona. Todos los alimentos son alimentos saludables cuando se consumen de forma moderada; y cualquier alimento puede ser “chatarra” cuando se come en exceso. ¿Alguna vez te has puesto a pensar que tu tienda de confianza, el mercado de las frutas, la verdulería y el supermercado también son tiendas de alimentos saludables? Lo son y generalmente cobran menos que las tiendas que usan el eslogan.

Por cierto, ¿alguna vez te has preguntado porqué las personas que comen muchos “alimentos saludables” siguen sintiendo que se tienen que recargar con suplementos vitamínicos? ¿O porqué tantos compradores de “alimentos saludables” se quejan de mala salud?


13. Aseguran que las vitaminas “sintéticas” son mejores que las “naturales”

Esta afirmación es simple y llanamente una mentira. Cada vitamina es una cadena de átomos atados formando una molécula. Con pocas excepciones, las moléculas hechas en las fábricas de la compañías químicas no son idénticas a las que fueron hechas en las "fabricas" de la naturaleza. Por ejemplo, la vitamina C (ácido ascórbico)  puede producirse a partir de una molécula de glucosa en un laboratorio. Sin embargo, solo sería vitamina C y carecería de otros suplementos de vitamina C naturales que además contienen algo llamado "fitonutrientes" que son sustancias que sólo contienen las plantas y que cuando las ingerimos nos ayuda a prevenir muchas enfermedades, incluido el cáncer. Otra diferencia entre los suplementos sintéticos y los naturales es la absorción. Los suplementos sintéticos casi no se absorben a nivel celular. ¿Tiene sentido pagar de más por vitaminas extraídas de los alimentos cuando puedes obtener todo lo que necesitas de los alimentos directamente? Ver vitamina natural vs sintética.

14. Sugieren que se puede usar un cuestionario para indicar si necesitas suplementos dietéticos

Ningún cuestionario puede hacer esto. Algunos empresarios han inventado largos cuestionarios con puntajes computarizados que preguntan sobre los síntomas que podrían presentarse cuando existe una deficiencia vitamínica. Pero estos síntomas ocurren más frecuentemente en condiciones no relacionadas con la nutrición. Incluso, cuando hay una verdadera deficiencia nutricional, las pruebas no proporcionan suficiente información para descubrir la causa y así recomendar un tratamiento adecuado. Eso requiere un examen físico y pruebas de laboratorio apropiadas. Muchos nutricionistas responsables usan una computadora para ayudar a evaluar la dieta de sus clientes. Pero esto sólo se hace para poder realizar recomendaciones sobre la dieta, como reducir el contenido de grasa o aumentar el contenido de fibra. Los suplementos son necesarios rara vez a menos que la persona sea incapaz (o no quiera) consumir una dieta adecuada.

Ten cuidado también con los cuestionarios que pretenden determinar si los suplementos son necesarios para corregir “deficiencias nutricionales” o “fallas en la dieta”, o para diseñar suplementos “personalizados”. Los puntajes de estos cuestionarios están manipulados para que todo el que lo conteste reciba la recomendación de tomar suplementos. Los análisis alimenticios responsables comparan el consumo promedio diario de comida del individuo con el número recomendado de porciones de cada grupo de alimentos. La mejor forma y la más segura para obtener los nutrientes es generalmente de la misma comida, y no de pastillas. Así que aún cuando una dieta es deficiente, la acción más prudente es generalmente modificar la dieta en lugar de complementarla con pastillas.

15. Dicen que es fácil perder peso

Los charlatanes de las dietas quieren hacerte creer que las pastillas especiales o la combinación de alimentos pueden hacerte perder peso “sin esfuerzo”. Pero la única manera de perder peso es al quemar más calorías de las que comes. Y esto requiere autodisciplina: al comer menos, al hacer más ejercicio, o preferiblemente hacer ambos. Hay aproximadamente 3,500 calorías en una libra de peso corporal. Para perder una libra a la semana (una cantidad segura que no es sólo agua), debes comer 500 calorías menos de lo que quemas cada día. La dieta más sensible para perder peso es aquella nutricionalmente balanceada que incluye carbohidratos, grasas y proteínas. La mayoría de las dietas de moda “funcionan” al hacerte perder peso temporalmente como un resultado de la restricción en calorías. Pero casi siempre son muy monótonas y peligrosas para seguir a largo plazo. A menos que quien hace dieta desarrolle y mantenga hábitos de buena alimentación y ejercicio, el peso perdido en una dieta pasajera pronto se recuperará.

El término “celulitis” es a veces usado para describir los “gorditos” con hoyuelos que se encuentran en las caderas y muslos de muchas mujeres. Aunque no hay evidencia médica que apoye esta afirmación, la celulitis es presentada como un tipo de grasa especial que es resistente a la dieta y al ejercicio. Los remedios anticelulitis exitosos incluyen cremas (para “disolverla”), cepillos, rodillos, esponjas vegetales “loofah”, fajas y abrigos para el cuerpo, y suplementos con vitaminas y minerales con y sin hierbas. El costo de varios planes de tratamiento va desde unos cuantos dólares por un frasco de vitaminas, a varios cientos de dólares en un salón que ofrece tratamientos de calor, masajes, inyecciones de enzimas y/o tratamientos con varios aparatos. La verdad sobre la “celulitis” es que es grasa común que puede perderse sólo como parte de un programa integral de pérdida de peso.

16. Prometen resultados rápidos, espectaculares y milagrosos

A menudo las promesas son sutiles o expresadas con palabras engañosas que crean la ilusión de una promesa, de modo que los vendedores puedan negar haber hecho tales promesas cuando los federales los vigilan de cerca. Las falsas promesas de cura son las prácticas más inmorales de los charlatanes. Pareciera no importarles a cuántas personas ellos pueden quebrar financiera o espiritualmente debido a la euforia que generan las buenas expectativas seguida por una profunda depresión cuando el “tratamiento” falla. Y los charlatanes tampoco llevan la cuenta –mientras llenan sus cuentas bancarias- de a cuántas personas ellos alejan de cuidado médico eficiente para introducirlas a la discapacidad o la muerte.

Los charlatanes te dirán que las “mega-vitaminas” (dosis enormes de vitaminas) pueden prevenir o curar diversas condiciones y enfermedades, especialmente las emocionales. Pero nunca te dirán que la “evidencia” que sostiene sus afirmaciones es poco confiable pues está basada en investigaciones inadecuadas, anécdotas o testimonios. Ni te informarán los charlatanes que las megadosis pueden hacerte daño. La terapia de las “mega-vitaminas” es una ruleta nutricional, y la única ganancia va para la casa.

                                        Primera Parte                   Tercera Parte                Cuarta Parte
Dictamos Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) celulares: (345) 154249785 - (345) 154084655 Fijo: (345) 4215373
En Bogotá o Tunja (Colombia) enviar SMS a los celulares: 3003121747 - 3153232822
Viber: +543454249785
Skype: german.lancheros32
Nuestro correo: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.