domingo, 17 de abril de 2016

¿Qué pesa más, un kilo de músculo o un kilo de grasa?

Realmente te confieso que pensé mucho en la manera de comenzar este artículo. Se trata de uno de los grandes engaños que ha habido en el tema de la nutrición y control de peso desde los albores de la historia y que se ha incrementado actualmente debido a la gran demanda que presenta la gente en cuanto al aspecto físico. Trataré de ser lo más claro posible:

Digamos que asistes a una consulta nutricional y el profesional de la salud te pesa hoy señalando la báscula unos 80 kilogramos, por ejemplo. Es tu primera consulta, se colocan metas, te dicen que debes llegar a 60 kilogramos porque es tu “peso ideal” según tu estatura, etc., etc., etc. Regresas en 15 días.  Te vuelven a pesar y para tu sorpresa la báscula te arroja 70 kilogramos. ¿Cómo te sentirías? Disminuiste 10 kilogramos en 15 días. ¿Qué tal?

La persona que te atiende te felicita, te aplaude y te anima a seguir adelante. Sólo te pesó y nada más, afinan unos detalles y vuelves en 15 días. En la próxima consulta regresas pesando 63 kilogramos. Bajaste 7 kilos esta vez en el mismo lapso de tiempo. Dices: esta vez fue menos pero aún así nada mal. Ya has disminuido 17 kilos en un mes. La persona que te pesa o “el profesional” solo te indica unas cosas más y regresas en los acostumbrados 15 días.

A los próximos 15 días retornas pesando 58 kilogramos, disminuiste 5 kilogramos esta vez. ¡Felicitaciones! Llegaste a tu meta y aún así la sobrepasaste porque eran 60 kilos. Qué éxito, disminuiste 22 kilogramos en mes y medio. Acudiste con el mejor especialista, no te importó el sacrificio y eres un ganador o ganadora. No puedes esperar a colocarte el traje de baño que deseabas, o los piropos que recibirás. Sin embargo, comienzas a sentirte débil, con falta de concentración, piel seca, dolor de cabeza persistente, y aumento del apetito: tu cuerpo se encuentra deshidratado y la sed es confundida por “hambre”. Cuando comienzas a ver que estás volviendo a comer como antes lo único que te pasa por la mente es: me tomaré una foto para recordar a cuánto llegué cuando sea gordo nuevamente.

Quizá pueda parecer un poco exagerado y cruel con el ejemplo anterior. No obstante, quizá pudiste identificarte con algo o recordarte de un familiar o amigo. Vamos a discutir ciertas cosas de dicho ejemplo y me gustaría que los tomaras en cuenta para que no te engañen y “mantengas tu vida” o ayudes a preservar la vida de otra persona. Hablemos de algunos errores o engaños que encierra el ejemplo que utilicé:

1) La calidad importa más que la cantidad: estamos acostumbrados a que más es mejor. Parecieran que si nos preguntaran: ¿quieres poco o mucho? Decimos “mucho” sin siquiera saber qué nos están ofreciendo primero. En el ámbito del control de peso también nos acostumbraron a este engaño. Si bajamos 5 kilos es mejor que 4. Y si bajamos 4 kilos es mejor que 3 ó 2, ¿cierto? Nos hacen creer, hasta personas que hacen llamarse “nutricionistas” que lo único que importa son los kilogramos, viendo al cuerpo humano como algo básico y sencillo. Tienes que recordar, y esto no te lo dirán esos “especialistas”, que el cuerpo humano está compuesto por grasa, músculo, hueso, líquido y vísceras, y el total del peso que te dice la báscula es la sumatoria de todos éstos. Tomando en cuenta esto, permíteme preguntarte: ¿el hecho de que hayas disminuido 10 kilogramos en 15 días significa que fueron 10 kilogramos de grasa? 

Observa la imagen de abajo y dime cuál de los dos pesa más.


Si respondiste “el gordito” lamento decirte que te equivocaste. Ambos pesan exactamente igual. Lo que varía es la composición corporal de dicho peso. Ambos pesan 113 kilogramos (dado el ejemplo de la imagen) pero el 50% de dicho peso es grasa en la persona de la derecha, por ejemplo, y solo el 9% de dicho peso es grasa en la persona de la izquierda. Entonces, no te dejes engañar por esa “concha de mango” porque lo que importa no es tanto el peso sino la composición de dicho peso. Cuando disminuyes más de 4 kilogramos por mes debes saber que no es grasa lo que estás disminuyendo. Estás disminuyendo líquido y músculo. Entonces ¿qué puedes decir de 10 kilos en un mes?
  
Observo tantos programas por televisión donde someten a personas a pérdida de peso y solo los pesan y le miden la estatura. Del mismo modo estoy al tanto de muchos profesionales “que no estudiaron nutrición en una universidad” y solo pesan al paciente, engañándolos y hasta regañándolos cuando no bajan el peso calculado. Lo peor del caso es que son famosos porque hacen bajar “fast” a la gente, pero carecen de la información y la ética.


Recuerda que si posees exceso de peso a expensas de grasa lo ideal sería que te hagan disminuir de grasa, no de líquido o músculo. Es lo más lógico, ¿no? Pídele a la persona que te diga cuánto de grasa disminuiste y no te conformes solo con el peso disminuido. Ten presente siempre que nadie tiene un metabolismo para quemar más de 4 kilogramos de grasa por mes y prefiere la calidad antes que la cantidad. Es mejor disminuir 5 kilos al mes (de los cuales 5 kilos sean de grasa) que disminuir 10 kilos en un mes (de los cuales 10 kg son de líquido y músculo).

2) La estatura no es un predictor de tu peso ideal: recuerda que los seres humanos muchas veces repetimos algo sin saber realmente quien lo dijo, cómo lo dijo y demás datos. Por eso dicen que una mentira repetida tres veces ya puede convertirse en verdad. Con esto quiero decir que en pleno siglo XXI muchos profesionales siguen con el mito de "si mides 1,60 debes pesar 60 kilos". Y si mides 1,80 debes pesar 80 máximo. 

Tomando la imagen de las dos personas pesándose, imagina que el fisiculturista mida 1 metro 80 centímetros y pese 120 kilogramos. ¿Te imaginas que le digan que debe bajar a 80 kilogramos porque está gordo, sin haber indagado siquiera si el exceso de peso se deba a músculo, grasa o líquido? 

Lo que determina el tan mencionado "peso ideal" es la cantidad de grasa corporal que debes tener en tu cuerpo. Dicha cantidad viene establecida en rangos para las mujeres: mínimo un 20% de grasa corporal y máximo 30%, y para los hombres: mínimo 5% y máximo 15%. Esto quiere decir que si por ejemplo un hombre pesa 100 kilogramos, lo máximo que pudiera tener en su cuerpo serían 15 kilogramos de grasa, los otros 85 kilos deberían estar comprendidos entre músculo, líquido, masa ósea y vísceras. Las mujeres poseen más grasa corporal pero distribuidas en caderas, glúteos y senos. Llegar a tu peso ideal sin haber considerado la cantidad de grasa pudiera representar lo mismo que bajar de peso solo de liquido o músculo. Recuerda, la composición corporal es lo que importa.


3) Lo que rápido llega, rápido se va: ¿te imaginas que te guste alguien y que en el primer acercamiento ya te diga que sí quiere ser tu novio(a) o esposo(a)? Que rápido y fácil fue, ¿cierto?. ¿Quién te garantiza que esa relación dure? Lo mismo ocurre con llegar a tu peso. Si llegas rápido ¿quién te garantiza que no volverás rápido a donde te encontrabas? Vivimos en el mundo de lo "instantáneo" donde todos queremos lo fácil y rápido. Si duramos 2 años para aumentar 10 kilos luego queremos bajar esos 10 kilos en 15 días. 

En el ejemplo que empleé al principio de este artículo la persona disminuyó 22 kilos en mes y medio. Te pregunto ¿crees que en ese tiempo haya adquirido los hábitos necesarios que le garantizarán mantenerse en el peso? ¿crees que aprendió lo suficiente sobre nutrición para que nadie la engañe y vuelva a aumentar? ¿crees que se sienta bien de salud luego de haber disminuido esa cantidad en tan corto tiempo?

Ya a esta altura deberías adivinar que además de que se debe sentir mal de salud con dolor de cabeza, falta de concentración, piel seca, posibles mareos y desmayos, sin haber aprendido nada en el proceso y sin haber disminuido de grasa siquiera (porque todo fue líquido y musculo), comenzará a aumentar de peso. Es lo que llaman el efecto Yo-Yo. Lo más lamentable de todo esto es que la gente acude primero al especialista "fast" y luego de que todo esto ocurre es que acuden al nutricionista de verdad, con todo el metabolismo alterado producto de tantas dietas "milagrosas" y con la expectativa de que le vuelvan a regular su metabolismo rápidamente y comiencen a bajar de peso sanamente en el mismo tiempo que bajaron antes. Cuando se les dice que bajarán un máximo de 4 kilos al mes se desesperan, les parece poco y no vuelven al control. Regresan a hacer una dieta "fast" y el ciclo continúa. Todo esto por falta de educación y por ello los engañan allá fuera.

No permitas que jueguen con tus emociones y desconocimiento.

Dictamos Cursos, Talleres y Seminarios personalizados y grupales sobre los temas publicados.

Atendemos consultas sobre trastornos Físicos y Emocionales y realizamos tratamientos con:

Acupuntura, Terapia Neural, Homeopatía, Quiropraxia, Fitoterapia, Radiónica, Cromoterapia, Visualización Creativa, Sanación Cuántica, Terapia de Regresión, Armonización de Chakras y Equilibramiento del Campo Energético.

Informes en Concordia (Argentina) celulares: (345) 154249785 - (345) 154084655 Fijo: (345) 4215373
En Bogotá o Tunja (Colombia) enviar SMS a los celulares: 3003121747 - 3153232822
Viber: +543454249785
Skype: german.lancheros32
Nuestro correo: bioterapeuta@outlook.com

Si consideras ÚTIL ESTA INFORMACIÓN;
compártela con tus amistades y familiares.